Las cosas que me gustan...

  • Me agradaría saber que pertenezco a una especie que fuera capaz de respetar la vida en todas sus expresiones y convertir al Planeta en un gran hogar para todos...

domingo, 15 de febrero de 2015

Absurdo.



Acordes de jazz, 
y su recuerdo ahí, inamovible.
Antes, una pava y el vapor,
una taza de té, 
cuatro pasos armónicos,
un deseo latente.
Es fresca la brisa,
penetra por las persianas,
arrastra besos olvidados,
desvanes vacíos,
ojeras oscuras,
aroma de fresias,
azahares blancos.
Y las voces...
todas las voces
que tuvo,
todas y la misma voz,
diciendo,
diciéndole,
y después...
silencio.

         ...

Subió por la vieja escalera.
Cada paso que daba
le taladraba el pecho.
Volver.
A la casa de todos,
al refugio de nadie,
descascarando rostros,
evitando mirarlos,
 antiguos retratos,
los objetos...tan quietos,
tan solos, tan desprovistos
de historia.
Ahora...qué importancia
tenía volver.

            ...

Lejano, el tren exhalando
aromas del campo
antes recorrido,
lamento certero
de un tiempo que
ahora habitan los fantasmas.
Su risa, las risas,
las manos que plantan,
cosechan, barajan,
los perros que corren
y vuelven, exhaustos,
las voces, las voces,
habitan la casa.

           ...

En la ceremonia
todo está previsto.
Papeles, palabras,
el beso, saludos,
sonrisas, 
promesas,
adioses,
rupturas,
los espejos rotos,
la rosa en la copa,
la copa vacía,
ventanal abierto,
la luna, indiferente,
la noche, con estrellas,
los trajes, de fiesta,
marionetas laxas,
marionetas rotas.

            ...

Las cartas. Sus cartas.
Se esfumaron todas.
Dieron volteretas.
Cayeron de bruces.
Bailaron un tango,
tristisimo...
Mostraron sus flancos,
se hicieron vulnerables.
Lloraron.
Lloraron.
Giraron, abísmicas.
En caleidoscopio
pisaron el borde
y cayeron, graves,
y ya sin palabras.

           ...

Un día, cualquier día,
recordó que todo se le había olvidado.
Dio vueltas y vueltas,
buscó en los cajones,
dio vuelta el reloj
atrasó las horas,
se miró al espejo,
encontró a una extraña.
Tuvo tanta, pero tanta pena.
No le dijo nada.

            ...

Saltó la ventana.
Bebió la mañana.
Se arrojó en los brazos
del viento, que pasaba.
Se marchó hacia un mundo
despojado de nombres,
recuerdos, sabores,
perfumes,
atisbo de calma...

            ...

Quebró con una piedra
tres cocos de yatay.
Bebió el agua fresca
de la vertiente.
Se quitó el vestido.
Se cubrió de trinos.
Caminó en el agua...

Y se hundió despacio,
como si danzara.***

                                                                   Texto: M.A.O

...y no fue posible volver el tiempo atrás...




4 comentarios:

  1. cada paso por la escalera hacía tic tac como el reloj ... el tiempo es un recuerdo continuo ... yo segundo que pasó es historia .... el tiempo pasado y el tiempo futuro es infinito en nuestro universo ... ÉL vive una continua transformación ...... nosotros somos una transformación de y nos transformaremos .. "EN... " abrazos .. feliz domingo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Somos devenir presente, entre pasado y futuro. Dicen por ahí que "río que pasa nunca se repite". Si, y esa infinitud nos hace parecer pequeños veleros a merced del tiempo, a veces tormentoso, a veces sereno. ¡Gracias por tu bello comentario mi querido Amigo!! Abrazo grande para vos y buen domingo!!!

      Eliminar
  2. Versos variados de un día cualquiera.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Saludos Rafael! Gracias por pasar por aquí.

      Eliminar