Las cosas que me gustan...

  • Me agradaría saber que pertenezco a una especie que fuera capaz de respetar la vida en todas sus expresiones y convertir al Planeta en un gran hogar para todos...

domingo, 22 de noviembre de 2015

El viaje.

Un día...¿cómo era ese día?,
era un día cualquiera.
La parada, las demoras,
el saldo en la tarjebus,
mantener el equilibrio entre el gentío,
cada quién en su mundo,
todos en el mismo,
sin saberlo, sin saberlo...
Las calles escapando,
vertiginosas, junto a las altas
columnas del alumbrado público.
Debajo, en paralelo, los automóviles
portando rostros curiosos,
indiferentes, alegres, crispados,
algunas veces se miran,
los de arriba, los de abajo,
se cruzan universos;
una estrella fugaz 
planea delante de sus ojos,
¿o serían esas lágrimas que no quería ver?
Construye escaleras al cielo
en medio de frenadas y ruidos molestos,
observa a su alrededor, casi todos 
conectados con sus celulares;
unos miran sin ver a través de las ventanillas,
otros tantos conversan casi a gritos,
tratando de entender de qué se trata.
Prendida de un pasamanos teje sueños
de la nada, reconoce calles cotidianas,
calcula distancia y cercanía, se pierde...
Semáforos en verde que liberan frenos
y entumecen pensares, semáforos en rojo
que alertan los sentidos y detienen el tiempo.
Van, vienen, van...en definitiva desde todos 
los tiempos hacia ningún lugar, hacia
todos los lugares, hacia ese sitio...
La muerte, siempre tan puntual,
andará en ese momento en otra parte.
Ella escucha el sonido de las olas,
el trino de los pájaros, el suave roce
del satén,
ella huele el aroma dulzón de los jazmines,
el chocolate del invierno, el perfume a limpio
de las sábanas, la tierra mojada por la lluvia...
La parada, el timbre, la tierra que la envuelve
mientras baja.
Camina de prisa, sin prisa, con el techo
de estrellas y las cortinas de luna.

Mañana, mañana...es como un campanario
que llama a destajo los domingos,
hoy, este instante.
Sólo eso...***
                                                                      mao.
....todo lo miraba, todo lo veía...aún lo que llevaba por dentro.... 


2 comentarios:

  1. El Viaje ... los viajes ... continuos micro climas de nuestra vida ... muy hermoso relato

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esos micro-climas a los que te referís son los que nos permiten mirar desde otra perspectiva. Ciertamente no somos iguales después de cada uno de ellos. El propio sendero se vislumbra diferente...Gracias Amigo querido, por tu presencia, por tus palabras.

      Eliminar