Las cosas que me gustan...

  • Me agradaría saber que pertenezco a una especie que fuera capaz de respetar la vida en todas sus expresiones y convertir al Planeta en un gran hogar para todos...

miércoles, 21 de noviembre de 2012

Colibrí.

Aturde tanto silencio,
es que estás ahí...pero ya no estás.
Hay un cielo verde brillante,
expansión de luz,
ensueño de presencia.
Tronchada. Así fue.
Se escurrió de golpe,
en un solo instante,
el pasaje justo entre oscuridad
y luz, del todo a la nada.
Vestigios de tu entorno
esfumados, ¿exististe?
pero aún te veo,
percibo,
me rebelo a la ausencia absoluta,
no comprendo,
por qué de ese modo,
por qué un adiós tan trágico,
cielo verde,
tierra verde,
ausencia incolora.
Se murió la flor.
El néctar se hizo amargo.
Palideció el sol.
Parpadeó la luna.
Sollozaron las estrellas...
y yo...y yo morí también un poco,
de pura tristeza nomás...



Lizette V. Acuarela: "El colibrí."
de pura tristeza.***

4 comentarios:

  1. Quieto

    no en la rama

    en el aire

    No en el aire

    en el instante

    el colibrí


    Octavio Paz



    En ese instante, el mismo que inspira a poetas, de la flor recibe el colibrí su nectar. Que las más de las veces lo encuentre dulce. Me encantó tu poema Mabel. Te mando un abrazo

    ResponderEliminar
  2. ¡Muchas gracias por tan bellas palabras Jan! y por los versos de Octavio Paz.
    Si, tan sólo un instante, una magia sutil, como gema preciosa del aire y la luz, un pajarillo tan sorprendente como pequeño, resulta lógico pensar que solamente de flores puede alimentarse. Al morir un picaflor todas las campanitas azules tintinean, despidiéndolo...
    Abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Tu bello poema en un instante... antes que muera el sol...
    Abrazos, ..mi cariño. .Mabel !!!..Feliz semana !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias Ana María!!! Un abrazo enorme para vos y todo mi cariño. Que sigan tus pinceles creando tan bellas obras.

      Eliminar