Las cosas que me gustan...

  • Me agradaría saber que pertenezco a una especie que fuera capaz de respetar la vida en todas sus expresiones y convertir al Planeta en un gran hogar para todos...

sábado, 2 de marzo de 2013

FICCIÓN.

Y justo en el instante
en el que tu rostro se disolvía
en mi mente miré por la ventanilla
y vi el perfecto giro del malabarista,
la pelota en el aire,
la mano extendida,
y atrapado así...
el vuelo fugaz.

Mientras caminaba pensando
que jamás te olvidaría
de repente te olvidé.

Me distrajo una bandada
de gorriones
que agitaba arena
como si fueran olas de la fuente.

En tanto se arrebujaba en mi pecho
el dolor más profundo,
el de haberte perdido,
estallaron estrellas doradas
en el cielo oscuro,
una brisa suave y fresca
me acarició la cara,
un aroma de pastizal
de estío invadió mi olfato,
el mugir de una vaca
llamando su cría centró mi atención;
pensé que no eras tan importante,
dado que tantos podían arrancarte de mi.
Justo cuando el corazón iba a partirseme, 
una bocanada de aire
lo impidió.

Decidí morir, pero no lo hice con convicción.
Decidí vivir, y entonces si...me sentí más cómoda
con la decisión.
Una larguísima cicatriz me abarcó
por completo.
Nunca sabré si otros la vieron.
Sólo se que sangraba.
Sólo se que dolía.
Me empeñé a destajo.
Dibujé una mueca.
La convertí en sonrisa.
Y pasaron noches.
Y pasaron días.
Y desperté...habiéndote olvidado...
absolutamente.***

                                                           Texto: M.A.O


LORRAINE CHRISTIE. "My complex heart"


2 comentarios:

  1. ¿Donde termina la ficción y comienza la realidad? La memoria -esa gran mentirosa- juega en esto un papel fundamental. Qué dificil es en ocasiones desacerse de algunos recuerdos que persisten, de un tiempo perdido que tenemos tendencia a idealizar y que suele venir acompañado de dolor. Olvidar se hace necesario.

    Me encantaron tus versos. Lo primero que me vino a la cabeza fueron aquellos relatos tan frecuentados por escritores argentinos (de forma especial aquel de Cortázar que inspiraría a Antonioni la película Blow up) en los que el límite entre realidad y ficción queda diluidos, ¿como los contornos y colores de una imagen bajo la lluvia? Ya sabes, la forma en que la mente particular relaciona las cosa es un misterio... ;-)

    ResponderEliminar
  2. Tus palabras siempre enriquecen las mías querido Amigo, infinitas gracias por estar ahí, por hacerme sentir lo que han significado para vos.
    Si...esa delgada línea que separa -o no- lo que se nos presenta como real y aquéllo que quizá no reviste la misma entidad..la mente tejiendo -hacendosa- redes complejas de lo vivido, antiguos hilos ocre con restallantes hebras de actualidad.
    A tus expensas leí el cuento que mencionás -Las babas del diablo-, de Julio Cortázar. Creo que, en verdad, los modos de relacionar y asociar de cada uno tiene que ver con nuestra particular historia. Me gratifica mucho que mis versos te hayan llevado nuevamente a ese bellísimo cuento de mi compatriota, "Creo que sé mirar, si es que algo sé, (...),porque es lo que nos arroja más afuera de nosotros mismos, sin la menor garantía, (...)"-J.C-.
    Y la lluvia, mi bienamada, donde el mundo entero busca cobijo en el hueco de mi mano, donde todo pasa por la imagen borrosa que me devuelve el ventanal al descorrer las cortinas, donde contornos y colores juegan entre sí y dibujan novísimos universos...
    merci beaucoup Jan!
    Abrazo!!!

    ResponderEliminar