Las cosas que me gustan...

  • Me agradaría saber que pertenezco a una especie que fuera capaz de respetar la vida en todas sus expresiones y convertir al Planeta en un gran hogar para todos...

sábado, 9 de agosto de 2014

Años que pasan...

Un cuenco, un cuenco trizado,
estallido.
Y érase el camino como un laberinto,
intrincado, peligroso, oscuro.
Un paso, otro, y quizá el abismo.
¿Cómo discernir lo justo?
¿Lo correcto...?
¿Existe acaso..?
Un viento huracanado que todo lo arrasa.
Así era. Así fue...
Cansancio.
Profundo, renovado, insistente.
¿Dónde...hacia dónde?
Una dirección y dos sentidos.
Así aprendimos.
Pero no es así.
Infinitos sentidos abarcan
el horizonte.

      ...

Preguntó otra vez.
Por undécima vez.
Otra vez respondió.
La onceava respuesta.
Y siguió hablando,
apenas coherente,
hilando con dificultad,
atrás estaba todo muy claro.
El pasado aparecía nítido,
los personajes vívidos,
felices, unidos, jóvenes.

      ...

Y llegó el día siguiente.
Y el otro. Y otro más.
Y cada vez volvió a preguntar,
sólo porque había olvidado.
Y esta vez, el olvido era irreversible.

     ...

Se aferró con ahínco
a las cosas, los objetos,
los portarretratos de rostros sonrientes,
los hábitos adquiridos,
la rutina sin riesgos,
las mismas veredas,
lo reiterado, lo conocido,
lo aparentemente inamovible.
Pero todo es tumultuoso,
aún cuando parezca sereno.
La laguna clara, encierra voces queridas.
Los viejos eucaliptus, abrigan nidos vacíos.

      ...

Una casa con historia
se sostiene en el tiempo.
Naranjos. Mandarinos.
Las ausencias.

     ...


Ella olvidó quién fue.
La que fue, no pudo olvidarla.
Y permaneció por siempre...
al ras de su propia historia.

     ...

Un espejo.
Una cajita de música.
Una alianza.
Y se confundió su rostro
con la limpia y clara sonrisa
de aquella fotografía.***



Y hubo un tiempo....y entonces fue afortunada....



Texto: M.A.O
Fotografía: NIBALDO GUERRA FIGUEROA - CHILE.
Título de la obra: "Naturalmente."






4 comentarios:

  1. Nuestra concepción generalizada del tiempo es lineal, en evolución transitoria desde un punto de origen hasta un punto final. A veces uno se siente prisionero en ese devenir del río de la vida donde parece no haber marcha atrás, con un pasado cada vez más lleno de recuerdos y un futuro que nos plantea dudas e incertezas. Es algo propio y quizás exclusivo de la mente humana tomar conciencia de ello para en algún momento sentir la necesidad profunda de liberarse de la condición de seres temporales. Quizás ese es el motivo que ha propiciado en gran medida nuestra capacidad imaginativa y nuestra evolución como especie. Sí, creo que el fondo lo que nos mueve es la superación de esos límites.

    ResponderEliminar
  2. Es probable querido Amigo, comparto tu idea. Un horizonte incierto es un magnífico acicate para la imaginación. La utopía nos mueve, nos hace caminar tras ella, nos eleva, y si....propio de la humanidad, de los humanos, extrañísima especie sobre la faz de la Tierra.

    Gracias Jan, aprecio mucho tus palabras, tu reflexión.
    Petons!!!

    ResponderEliminar
  3. ¿Y fue afortunada? Y lo es. Y seguirá siéndolo. Y siempre lo será.
    Bueno, arribé a tu blog desde FRAGMENTALIA. Creo que tenemos cosas en común que compartir y comentar. Por eso ya estoy siguiendo este sitio.
    Un saludo cordial
    Lino

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bienvenido Lino! Creo que es muy bueno encontrar personas con las que podemos compartir puntos de vista, miradas, reflexiones. Un gusto que te quedes por aquí, muchas gracias.
      ¡Saludos cordiales para vos!

      Eliminar